Éstos son los hábitos necesarios para tener una boca sana

156175

La salud bucodental es la que más necesita de prevención y cuidados regulares para evitar la aparición, tanto de dolores, molestias y lo que es peor, enfermedades que nos puedan llevar incluso a la pérdida de piezas dentales. Todo ello se puede evitar con hábitos sencillos que deben aplicarse con regularidad día a día, para conseguir una buena dentadura y no necesitar hacer grandes desembolsos de dinero en intervenciones, tanto a nivel dental como estético.

Acudir al dentista

Esto no tiene porque ser necesariamente un hábito regular, pero es esencial que las personas acudan a dentistas en Torrevieja una o dos veces al año para un chequeo general y realizarse limpiezas dentales. Esto cobra especial relevancia para prevenir problemas en el futuro, pues la salud de las encías y los dientes se da por sentado hasta que se pierde. Desgraciadamente no siempre los problemas bucodentales vienen acompañados de grandes dolencias, avisando de que algo grave está sucediendo. Una simple molestia tratada a tiempo puede suponer una intervención sencilla y económica, mientras que una afección prolongada en el tiempo suele llegar a convertirse en algo grave, implicando así un impacto notable para el bolsillo, y lo que es más importante, para la salud.

Estas revisiones anuales sirven para solventar todas aquellas dudas que puedan surgir sobre la boca con los propios dentistas, como por ejemplo, ¿es normal que las encías sangren un poco con el cepillado? ¿Qué hacer para luchar contra la sensibilidad dental? También se encargan de aconsejar sobre los mejores productos de limpieza para las dolencias de los pacientes.

Cuidado con el cepillado

En la sociedad se ha normalizado aquello de que son tres las veces que las personas se han de limpiar los dientes al día. Aunque realmente con una buena técnica y un repaso bien cuidados, solo sería necesario una única vez, es cierto que las comidas copiosas y picar entre horas, pueden llevar a que tengan que ser de dos a tres las veces necesarias para disponer de una higiene completa y duradera.

Tampoco es bueno limpiar los dientes ni utilizar enjuagues bucales en exceso. Lo primero, si encima se aplica demasiada fuerza, puede llegar a dañar las encías y dejar a los dientes desprotegidos ante las infecciones y bacterias. Por otro lado, el uso excesivo de algunas fórmulas muy concentradas de enjuagues bucales puede crear manchas en los dientes, un exceso de sensibilidad en las raíces e incluso úlceras. Los expertos dentistas resolverán las dudas sobre cuál es el más adecuado para las necesidades de cada paciente y cuántas repeticiones de su uso son las más necesarias.

Evita las bebidas gaseosas y las bebidas energéticas

Es de sobra conocido lo negativo que es para la salud bucodental ingerir golosinas, dulces, tabaco y alcohol. Pero también lo son las bebidas gaseosas no tan mencionadas y las energéticas que tantos riesgos suponen a su vez para el sistema cardiovascular. El caso es que el consumo abusivo de las bebidas energéticas provoca un daño irreversible en el esmalte de los dientes, aumentando la propensión a sufrir caries y a una sensibilidad intensa. Es conveniente, después de su consumo, realizar enjuagues con agua o masticar chicle siempre sin azúcar.

El hilo dental es un gran aliado

Todo el mundo conoce el hilo dental, pero este gran aliado no se utiliza demasiado en los hogares españoles. Sin embargo, utilizar el hilo dental es un aliado tan necesario como el cepillo, pues ayuda de una forma, a menudo mucho más precisa, para mover la placa y los residuos, a priori inaccesibles, que se esconden entre los dientes.

Las asociaciones de dentistas recomiendan usar este instrumento de limpieza al menos una vez al día, ya que aparte de todo lo anteriormente mencionado, se añade a sus beneficios que puede pulir la superficie manchada del diente y combatir el mal aliento. Con su uso hay que tener cuidado, pues no se debe hacer el bruto y se debe deslizar rápidamente con dureza por las encías. Cuando se alcanza la línea de las encías, se debe doblar creando una C entre dientes.

Deja un comentario