Aclamando el auge del comercio social

comercio social-

Las redes sociales han sido un importante canal de marketing desde su concepción y están influyendo cada vez más en la forma en que las personas compran.

Hoy en día, las plataformas sociales parecen preparadas para «cerrar el círculo», lo que significa que los usuarios podrán navegar, comprar y comprar sin problemas dentro de una experiencia de red social conectada. Este desarrollo tiene el potencial de transformar fundamentalmente la forma en que compramos en línea.

El auge del comercio social

Las últimas cifras sugieren que el año pasado se gastaron £ 5.3 mil millones adicionales en comercio electrónico, ya que los efectos de la pandemia obligaron a más personas que nunca a conectarse, y las cifras iniciales sugieren que este comportamiento persistirá después de la pandemia. El comercio social es un mercado con una curva de crecimiento notable, y los analistas estiman que tendrá un valor de hasta $ 600 mil millones durante los próximos siete años.

El comercio social sigue siendo una tendencia relativamente nueva en el Reino Unido y algunos estudios sugieren que solo el 6% de los consumidores británicos compran a través de una opción de compra en las redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest.

El pensamiento del comprador será crucial para navegar por el comercio social

Las marcas tienen una gran cantidad de puntos de contacto digitales a través de los cuales pueden interactuar con sus audiencias. Las plataformas digitales y sociales pueden satisfacer las nuevas expectativas de los clientes al redefinir la experiencia de compra para brindar comodidad y personalización, facilidad de uso y control. Y las redes sociales, en particular, son las únicas capaces de satisfacer estas necesidades.

Las categorías también diferían en su nivel de atractivo en relación con la perspectiva de compras en la plataforma. La investigación sugiere que los artículos caros como los viajes y el lujo son mucho menos populares como categorías para la compra en las redes sociales que los artículos más asequibles.

El precio, por lo tanto, se convierte en un factor importante para decidir si alguien compraría a través de las redes sociales. Hay varios factores que impulsan esto, uno de ellos es la confianza en la plataforma, que uno podría anticipar que será un problema menor a medida que el canal se integra más con el tiempo como parte de la experiencia de compra en línea.

Plataformas sociales en diferentes niveles de preparación

Cada plataforma social se encuentra actualmente en un nivel diferente de preparación en términos de comercio social. Por ejemplo, Instagram ya está probando una función de pago en la aplicación que permite a los usuarios buscar y comprar directamente dentro de la aplicación.

La adopción masiva de esta función transformará la forma en que las personas compran marcas en línea, lo que permitirá compras directas de publicaciones de marcas e influencers. Hará que la experiencia de compra social en Instagram sea sencilla y sin problemas desde el descubrimiento hasta la compra.

«YouTube Shopping» permite a los clientes comprar localmente navegando por los catálogos de los proveedores, mientras que la asociación de TikTok con Shopify permite a los comerciantes crear y exhibir mercadería en la plataforma. La introducción de «tiendas» en Facebook permite a las marcas presentar escaparates digitales para que los clientes puedan comprar productos a través de los sitios web de los minoristas o directamente a través de Facebook.

Instagram se siente como un ajuste natural para los minoristas, ya que su naturaleza altamente visual imita las revistas brillantes donde los productos se ven y se sienten como en casa, particularmente aquellos que son de alta gama.

El comercio social es un desarrollo particularmente interesante para las marcas que venden exclusivamente a través de minoristas. Esto se debe a que brinda una oportunidad para que los compradores accedan a una gama más amplia de sus productos y servicios y para que personalicen la experiencia de la marca, particularmente cuando una oferta D2C no está en su lugar o no es factible.

La publicidad de Facebook (que incluye Instagram) y Google (YouTube) también ofrecen formas de personalizar e interrumpir los viajes de los compradores, a través de la orientación sofisticada que ofrece a las marcas.

Deja un comentario