Inteligencia artificial; el electrocardiograma podría predecir la muerte

inteligencia artificial

Resulta que los patrones de la actividad eléctrica del corazón varían según la condición del mismo y las dolencias sufridas en el pasado

Los avances en inteligencia artificial no se detienen, un simple estudio de chequeo a los latidos del corazón como el electrocardiograma consiente a la inteligencia artificial pronosticar la probabilidad de muerte que tiene un paciente durante el siguiente año

La investigación aportada por una compañía medica de Estados Unidos, Geisinger ha avanzado al respecto y señala que una inteligencia artificial es competente no sólo para predecir la posibilidad de muerte de una persona en el siguiente año tras valorar los datos de un electrocardiograma, sino de hacerlo con mayor fiabilidad que cualquier otro procedimiento similar conocido.

Resulta que los patrones de la actividad eléctrica del corazón varían según la condición del mismo y las dolencias sufridas en el pasado tal como es el caso de los ataques cardíacos. Parece que la clave reside en que esta inteligencia artificial descubre las sospechas de ese riesgo en datos del ECG que los médicos consideran normales; pero decimos «parece» porque lo cierto es que el modo en que lo hace es un misterio.

Pero ¿Qué ve la IA?

Las investigaciones de Geisinger examinaron en un laboratorio de inteligencia artificial los resultados de 1,77 millones de electrocardiogramas de casi 400.000 pacientes, para crear dos versiones de la IA:

Una entrenada únicamente con los datos de los electrocardiogramas sin evaluar.

Y, otra utilizaba combinada con esos datos con aspectos como el sexo y la edad del paciente correspondiente.

Y fue la primera versión la que aclaró ser mejor diferenciando los electrocardiogramas de pacientes quienes, ciertamente, fallecieron aproximadamente al año después de hacer la prueba, de aquellos que no. Según Brandon Fornwalt, investigador principal del estudio en Geisinger,

La medición del estudio se hizo bajo una métrica conocida como AUC, que muestra el éxito a la hora de diferenciar entre dos conjuntos de datos, donde una puntuación perfecta es 1 y una puntuación de 0,5 indica que no hay distinción entre los dos grupos.

La inteligencia artificial obtuvo una puntuación por encima de 0,85, cuando los métodos de valoración de riesgos usados actualmente por los médicos oscilan entre 0,65 y 0,8. Por lo que la IA predijo con precisión el riesgo de muerte incluso en personas que varios cardiólogos estimaron, por separado, que mostraban un electrocardiograma totalmente normal.

Deja un comentario