Iquique: destino soñado para quienes aman el sol, la aventura y las compras

Iquique destino soñado para quienes aman el sol, la aventura y las compras

Playas de arenas blancas y cálidas aguas, espacios para practicar deportes extremos, lugares llenos de magia e historia y la zona franca más grande de Latinoamérica, hacen de la capital de la región de Tarapacá uno de los sitios más atractivos de Chile, perfecto para un fin de semana o unas vacaciones inolvidables.

Chile se ha convertido en uno de los destinos turísticos más visitados y atractivos del mundo, pues combina una maravillosa mezcla de diversidad natural, sitios históricos y actividades. Son precisamente estas características las que convierten a la ciudad balneario de Iquique en uno de los sitios turísticos más llamativos del país.

Se tratan de extensas playas de arena blanca que invitan a los deportes acuáticos y la aventura, ubicadas en una ciudad donde se entremezclan sitios históricos con ambientes modernos, además de la cercanía de una zona franca, todo llama al turismo.

Según la lengua aymara, Iquique significa “lugar de los sueños” o del descanso, y no es para menos, ya que su clima primaveral durante todo el año y los hermosos paisajes marinos, abren paso a la imaginación y al relax.

Es la capital de la región de Tarapacá, a orillas del Océano Pacífico, a unos 1.760 km de Santiago de Chile, en la zona norte del país austral. Iquique en el siglo XIX fue centro de una próspera industria de salitre que dejó una estructura histórica en la ciudad, digna de ser visitada.

Mucho para ver, mucho para hacer

Muchos se preguntan ¿qué hacer en Iquique? Hay mucho por hacer, desde gozar de las hermosas playas de agua templada como la Playa Cavancha, ubicada en medio de una gran infraestructura turística, paseos costaneros, áreas verdes, bares, centros comerciales, hoteles y restaurantes de primera, o disfrutar de Playa Brava con altos oleajes mediante hermosos y románticos paisajes.

Sus playas se pueden recorrer por un camino de ciclovías, en algunas se pueden ver desde muy cerca los lobos marinos o los pelícanos, convirtiéndose en una experiencia inolvidable. Se puede disfrutar del esquí acuático, surf, windsurf, bodyboard y otros deportes extremos como sandboard y parapente, que se disfrutan en el Cerro Dragón.

Cuenta con varios sitios históricos dignos de conocerse por medio del paseo en la calle Baquedano, para ver edificios y mansiones construidas entre 1880 y 1900, durante el auge de la industria de la sal, además del Palacio Astoreca, el Teatro Municipal, o el Casino Español (1904). También es posible ver las oficinas de las salitreras Santa Lauray Humberstone, una especie de pueblo fantasma declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

También existen varios museos como el Regional de Iquique, y el Naval y el Corbeta Esmeralda, que es una réplica de un barco hundido en 1879 en el Combate Naval de Iquique. Pueden hacerse excursiones al Parque Nacional Volcán Isluga, a las Termas de Mamiña, con aguas termales que se consideran sanadoras, o visitar los monumentales geoglifos pintados en Pampa del Tamarugal, o la impresionante laguna roja.

Iquique, además, tiene una oferta gastronómica muy variada, con comida internacional o de la zona, especialmente platos del mar como ceviches, mariscos, ostras, salmón y otras delicias marinas.

Por otra parte, al norte está ubicada la zona franca más grande de América Latina (Zofri) por lo que ir de tiendas es una aventura inigualable en cuanto a oportunidades y precios, ya que está libre de impuestos.

Alojamiento de todo tipo

Por tratarse de una zona de turismo por excelencia existe una gran variedad de  hoteles en Iquique dónde poder elegir, tanto para albergar a visitantes chilenos como para extranjeros. Hay alojamientos de varias categorías, los más modernos y lujosos, de 4 ó 5 estrellas, están ubicados en la Playa Cavancha, mientras que en el centro se pueden encontrar opciones más económicas.

En varios sitios web se encuentran las diferentes opciones de alojamiento con la posibilidad de hacer reservas, sobre todo para la temporada alta que va de diciembre a marzo, meses en los cuales abundan los visitantes.

En estas plataformas hay opciones desde grandes cadenas hoteleras a los alojamientos más modestos como cabañas, posadas y hostales. En algunas de las plataformas web se pueden verificar las comparativas por precios, servicios y ubicación.

Deja un comentario